martes, 5 de agosto de 2014

Tecnicas ishayas Primera esfera PRIMERA LLAVE O TÉCNICA: ALABANZA

Tecnicas ishayas Primera esfera PRIMERA LLAVE O TÉCNICA: ALABANZA Habíamos quedado en encontrar una palabra que significase aquello que trae el bien a todos en todo momento. A esta palabra podemos llamarla "palabra comodín" o "palabra estrella * ". El nombre de esta palabra es individual para cada uno de ustedes. Para algunos podrá ser la Divinidad, el Bien, Dios, Diosa, Brahman, Universo, Cristo, Buda, Amor, Conciencia, Gaia, Luz, Odín, Venus, Gran Arquitecto del Universo, etc. Lo importante es que para ti sea el símbolo de la fuente de todo bien para todos y en todo momento. Esta palabra puede que la cambies en el futuro si es que la que elegiste ya no te hace sentido. Recuerda que van a haber cambios en ti. Entonces disponemos de dos pensamientos que aplicaremos. Uno es "Alabanza" y el otro es tu palabra estrella o comodín, " * ". La mayoría piensa que hay aspectos malos en sus vidas. Muchos cargan con ideas como "si hubiese nacido en otro país", "si hubiese estudiado en la universidad", "si me hubiese tocado otro padre", "si ganara más dinero", "si tuviera una pareja", "si hubiese tenido hijos", etc. La lista suele ser extensa. Hay una firme creencia de que nuestras vidas no son perfectas tal como son. Siempre buscando qué falta. Nunca poniendo nuestra mirada en lo que tenemos. Así que nuestra Primera Actitud de Ascensión es Alabanza. Llave: ALABANZA A "*" POR MI VIDA, EXACTAMENTE COMO ES Ejemplo: Si la palabra comodín o estrella fuese "Dios", la Llave sería: ALABANZA A "DIOS" POR MI VIDA, EXACTAMENTE COMO ES Punto de Enfoque: Mientras piensan la Llave llevan su atención al centro de sus frentes, como si desde este punto saliera un rayo hacia adelante en forma ascendente. Cierren los ojos. Pueden estar recostados o sentados.
Deben estar cómodos. No precisan de una postura especial, ni sentarse con las piernas cruzadas (a menos que les apetezca). Piensen en sus mentes la Llave Alabanza. Hagan una pausa. Vuelvan a reintroducir la frase. Con naturalidad, sin esfuerzo ni presión. Sean gentiles con ustedes mismos. Piensan la frase, dejan un espacio, en el cual pueden venir pensamientos o no y luego piensen nuevamente la frase. Como ven, en la variante reformada, pondrán su atención en algunos puntos del cuerpo. Estos puntos son chakras y flujos energéticos en los que trabaja la Llave. Las Técnicas Ishaya clásicas trabajan de igual modo los chakras y canales involucrados. Cierren los ojos. Pueden estar recostados o sentados. Deben estar cómodos. No precisan de una postura especial, ni sentarse con las piernas cruzadas (a menos que les apetezca). Piensen en sus mentes la Llave Alabanza. Hagan una pausa. Vuelvan a reintroducir la frase. Con naturalidad, sin esfuerzo ni presión. Sean gentiles con ustedes mismos. Piensan la frase, dejan un espacio, en el cual pueden venir pensamientos o no y luego piensen nuevamente la frase. A la par ponen la atención en el punto de enfoque señalado. Es muy importante dejar un espacio entre frases, pues de no hacerlo estaríamos bloqueando nuestros pensamientos y eso no es lo que buscamos. Este espacio no precisa ser exacto, puede durar unos segundos a unos minutos. Lo importante es no esforzarte a nada. Esto es clave. Siempre con mucha delicadeza. Durante la pausa puede que vengan muchos pensamientos o ninguno. En ambos casos está perfecto. No hay pensamientos buenos ni malos, ni correctos o incorrectos. Simplemente son pensamientos. Tal vez en medio de la pausa olvides la frase. No importa. Sigue en la pausa hasta que regrese a tu mente la Llave. Si practicas recostado y comienzas a dormirte, te sugiero te sientes. Si aún así sigues adormeciéndote, deja de practicar. Tal vez estás cansado y necesitas algunas horas de sueño. Esta Llave no sólo la practicarás con los ojos cerrados. También durante el día, con tus ojos abiertos con total naturalidad, piensa la frase, haces una pausa y vuelves a repetir la frase. Mientras trabajas, mientras te lavas los dientes, mientras cocinas, mientras caminas por la calle: toda actividad puede ser una oportunidad para anclarte en la Llave de Alabanza. La técnica de Alabanza es la más importante de las llaves. Podrías prescindir de todas las demás. Con esta bastaría. Las otras aceleran el proceso, pero el fundamento de las Llaves Ishaya es la Alabanza. Puedes alcanzar la Iluminación sólo con la práctica de esta técnica. Tiene la virtud de traer nuestra conciencia al momento presente. Esta actitud sana nuestra experiencia subjetiva de la vida. Nos libera de todo hábito limitador de juicio, culpa o condena. Alinea nuestras vidas a la verdad iluminadora de la Alabanza. Ahora es necesario que practiques. Busca estar cómodo. Elige un momento en que no te interrumpan. Asciende durante 20 minutos con tus ojos cerrados. No es recomendable usar alarmas. Con las Llaves se logran estados muy profundos y una alarma podría ser contraproducente. Es preferible abrir un poco los ojos y ver la hora. Tampoco deben ser 20 minutos justos; pueden ser más o menos, aunque obviamente siempre será mejor más. La idea es no estar controlando el tiempo.